jueves, 16 de noviembre de 2006

Bola asesina


Cuentan las crónicas que un día, hace ya 300 o más años –en el siglo XVIII, para ser más exactos–, una de las bolas de granito que adornan la barbacana del Puente de Segovia, se vino abajo, con tan mala fortuna, que cayó sobre un niño y acabó con su vida. Lo recuerda, años después, el historiador madrileño Pedro de Répide que habla de aquella maldita bola y de su destino.
Porque lo curioso es que se dio la orden de que la esfera de granito fuera arrestada y llevada a la casa del Verdugo, que, naturalmente, estaba en el callejón del Verdugo (hoy Santo Tomás), en uno de los laterales del hoy Ministerio de Asuntos Exteriores y, en su tiempo, Cárcel de la Villa. Allí debió permanecer varios años hasta que alguien, con más sentido, mandó devolverla a su lugar.
Fuente: Qué! (Madrid)

Esto me ha recordado algún que otro caso parecido, como el arresto (con vigilancia las 24 horas) de un trozo de suelo en el que había tropezado un alto cargo del ejército, según alguien me había comentado una vez hace tiempo, no sé exactamente si era un trozo de suelo o algo que había en el suelo, pero algo así xD

4 comentarios:

Mei dijo...

Pobre niño óò
pero lo de la bola es algo curioso... lo mismo que lo del trozo de suelo.. a la gente se le va la pinza de una manera...

PD: me gusta el cambio de look del blog ^^

Tadhik dijo...

Todavía falta jeje, pero cuando me da por toquetear y escribir aquí es cuando estoy en el curro, para entretenerme, y es bastante difícil buscar las cosas que quiero para personalizarlo cuando tenemos un montón de páginas capadas xD

bbneko dijo...

Uahhhhhh Todas a la carcel empezando por las bolas de granito ;)

ObiJuan dijo...

Y de que os sorprendeis? Si es lo mas normal para esa epoca... intentaron fusilarla con cañones de plasma, pero era resistente, tenia un condensador de fluzo muy evolucionado... y TAL...